• Un fallo en las tarjetas de vídeo Nvidia de los ordenadores Mac puede hacer que la sesión privada no lo sea completamente, conforme Evan Andersen, un estudiante de ingeniería de la Universidad de la ciudad de Toronto.

    Andersen comenzó sesión para echar una partida al Demonio III cuando le aparecieron ciertos vídeos que había estado viendo en una web porno con el modo perfecto anónimo de Chrome. Conforme narra en un blog post en su weblog, tras ver los vídeos cerró el navegador, lo que debería haber borrado cualquier indicio de su navegación.

    No obstante, el ingeniero explica que un fallo en los drivers de la unidad de procesamiento gráfico (GPU) de Nvidia provoca que la memoria de vídeo, no se borre. Esto hizo que cuando el juego accedió a la memoria de vídeo, la tarjeta Nvidia mostró el último clip al que accedió utilizando Google Chrome, con lo que, conforme con Andersen, la memoria de vídeo no se borra al concluir la sesión anónima del navegador.

    Evan Andersen asegura que sabe de qué manera solventar el fallo: “Un parche para los controladores de la GPU podría asegurar que las memorias siempre y en todo momento se borran ya antes de pasárselas a la aplicación. Es lo que hacen los sistemas operativos con la memoria RAM de la CPU, y tiene sentido emplear exactamente el mismo procedimiento con una GPU. Además de esto, Chrome podría borrar los recursos de la GPU ya antes de cerrarse”.

    Andersen asegura que tanto Google como Nvidia están al tanto del inconveniente, si bien el buscador afirma que no va a hacer nada pues, conforme afirma en su weblog, el modo perfecto anónimo de Google Chrome “no está desarrollado para resguardarte de otros usuarios que usen exactamente el mismo ordenador”.

    No es la primera vez que el modo perfecto anónimo de Chrome provoca polémica. En dos mil trece, un bug en la versión para iOS del navegador provocaba que las buscas se guardasen en el teléfono. Y tampoco es la primera brecha de privacidad descubierta en la navegación de incógnito: conforme la investigación llevada a cabo por un desarrollador de software, 5 de las webs de pornografía más visitados (Xvideos, YouPorn, PornHub, XXNX y RedTube)


    votre commentaire
  • Una mujer,de paseo con toda su linaje, decide admitir la proposición de un Porno Colombiano XXX quien la hara vivir intensos momentos… 

     Decidimos hacer aquel éxodo en un momento conveniente bueno en nuestra doble, fuimos a la costa con nuestros hijos y mi suegra quien hacia de abuela y niñera a la vez. Eligimos ir a Piriapolis, un lugar encantador, empalizada de Montevideo con unas playas amplias y fenomenales en una epoca del año en que no era estación turistica; si bien el mar estaba ahi no pudimos disfrutar de el por el ambiente. 

     

    Eligimos un hostería cerca de la plaza Artigas, empalizada del centro, con habitaciones amplias y comodas para todos. Lo primero que hicimos fue acomodarnos, luego fuimos a dar un paseo por el lugar, en extraordinario la ribera. En el hall de entrada nos cruzamos con un moreno ojos verdes increible, calvo, alto, no excesivo corpulento pero si pura fibra, elegante, con una risita intachable, gestos viriles con esas manos con gordo largos y finos, con fuerte acento forastero; inclusive mayor que el nuestro. 

     

    Caminamos los cinco por la costa, fuimos a comer poco, retornamos al fonda por la tarde, volvimos a salir, cenamos por ahi y una vez mas regresamos a nuestra habitacion. En la amanecer me desperte, mi marido dormia abrazado a mi apoyando su sexualidad en mis cachas como en los videos porno gratis que hay en internet; despaciosamente me fui dando vuelta, el murmullo pellizco y acaricio una de mis tetas. 

     

    Me predispuse a una sesion de sexo, una de mis manos se hundio por abajo del elastico de su boxer para encontrar una flojera desconcertante. En tanto acariciaba su erotismo busque su boca, nos besamos bien que no senti en el esa pasion de perpetuamente. Su mano se perdio en medio de mis piernas, y como me gusta a mi, comenzo a acariciarme mi clitores por arriba de mis bragas. 

     

    En silencio comenzo a chupar mis tetas, en tanto sus corazón continuaban masajeandome mi botoncito secreto; podia sentir a modo me iba mojando en tanto el no cambiaba de estado a pesar de la insistencia de mis corazón. Sin destaparnos me hundi en bajo las sabanas y de esa forma me lleve su flacida sexualidad a la boca; chupe, lenguetee, masajee y ausencia, muerte total. Le pregunte que le pasaba, carencia dijo, semejante vez el lugar, la presencia de los chicos tan valla, su madre del diferente lado, en fin, juro querer pero no podia. Insistio con sus corazón un rato mas pero a mi no me interesaba, pronto volvimos a adoptar la misma posicion inicial y nos dormimos. 

     

    El tarde del diferente dia nos sorprendio en la litoral, los chicos jugaban en la arena haciendo castillitos y la abuela los contemplaba a unos metros, sentada, mirando mas hacia el mar que a los nietos. Aprovechando la excepcional calma mi hombre y yo nos pusimos a deambular por la litoral como si afuera una difusión turistica; el mar traia sus olas con lo cual sus brumas tapaban nuestros pies primeramente de retirarse. 

     

    Comenzamos esa circulación cada uno por su lado, luego nos tomamos de las manos y al fin caminabamos abrazados. El corriente era suave, poca gente se vei por ahi, faltaban un par de horas para que el Sol se ocultara; vimos unas rocas y inclusive alla fuimos para sentarnos. Mi marido se sento en una china redonda, hizo que yo me sentara en medio de sus piernas y asi, falto decirnos nadie, nos quedamos contemplando el mar. Al momento senti un suave besuqueo suyo en mi pescuezo, despues un leve mordisco en mi testuz, en el momento que mordisqueaba una de mis orejas hundio su mano por bajo del pantalon del jogging que yo llevaba puesto esa vez, me acaricio dentro las piernas por sobre de mis calzones, luego su mano se metio hipo de este y asi pude sentir sus dedos tocarme en medio de mis labios vaginales. 

     

    Su otra manos fueron por mis pezones, en tanto nos besabamos por sobre de mis hombros. Sentados en las piedras podiamos pasar desapercibidos para todos los que estabamos ahi, de hecho mi marido se corrio un disminuido mas debajo con lo cual yo apoye mi culo en su ereccion que pronto libero y carente que cambiaramos de posicion comence a masturbar. Sus corazón se movian en pequeños circulos en mi clitoris en tanto me pellizcaba suavemente mis pezones y mordia mi cogote o susurraba palabras soeces tanto me excitaban. 

     

    Con la intension de hacer las cosas mas faciles para ambos mis manos bajaron mi pantalon y los calzas un escaso mas arriba de mis rodillas, la briza humeda del mar me acariciaba, adjunto con los anular de mi marido, mi desnudez. En un momento no di mas, me saliente apenas buscando calzarme su genitales ardiente en el mio ya humedecido; arquee la talle, senti su glande jugar entre mi recto y la vagina pero cuando comenzaba a penetrarme mi marido creyo escuchar voces con lo cual, en un movimiento levanto mi prenda e hizo que me sentara vestida sobre su ereccion a fin de cubrirsela por si algun intruso aparecia. Pero nadie, solo nosotros, el céfiro y el paisaje del mar aquella tarde en Uruguay; sentia la relente de mis piernas, las palpitaciones de mi intimidad, cierto sofocon en mi estomago y exento embargo el me propuso, lo mas suelto, que volvieramos donde estaban los chicos y mi suegra, puesto que, se hacia tarde. 

     

    Mi humor, a modo es de suponer, se iba volviendo nublado. 

     

    Esa tinieblas cenamos en el mismo alojamiento y nos fuimos a dormir temprano hoy que mi marido hizo planes de ir con los chicos a capturar mar dentro con uno de los pescadores de la zona que conocimos aquella misma tarde. Por su respiracion supe que dormia profundamente, sin moverme excesivo comence a tocarme con mis corazón, friccionaba con ahinco evitando que se me escapara algun gemido y para eso mordia la misma cojín, una rica sensacion comenzo a recorrerme la espalda y en el momento que estaba a punto de explotar la artículo del mas chico de mi hijo, llorisqueando, se escucho a centimetros de mi cara anunciandome sus deseos de orinar en tanto me pedia que lo acompañara. Pobre, con el, que no entenderia nunca, me desquite de mi tercera frustracion; de malas ganas me levante para llevarlo al baño. 

     

    Nos levantamos temprano, por turnos nos duchamos y fuimos por el desayuno que servian en el hotel y era muy bueno. Elegimos una mesa cercanas a las ventanas, primero fueron mi esposo, los chicos y mi suegra hasta la mesa americana donde se sirvieron a gusto todos los manjares que alli se ofrecian, cuando fui yo coincidio que el mulato de ojos verdes entraba en la confiteria acompañado por otra dos personas tambien elegantes como el. En ese mismo momento nuestras miradas coicidieron, el me sonrio y yo tuve la intension de devolversela pero me parecio inoportuno. 

     

    Aquel jueves era un dia barbaro, un soleado otoñal bellisimo, los niños y el padre se fueron felices ante la inminente aventura en el mar. Mi suegra prefirio quedarse en el hotel y descanzar, en cambio yo pense en ir a dar una vuelta por los negocios del centro y para eso llevaba una linda solera estilo hindu abotonada adelante, con bordados en negro muy por encima de mis rodillas y sandalias de taco mediano. 

     

    Caminaba de lo mas suelta cuando una voz ronca con aire caribeño sono muy cerca de mi oido, me di vuelta y ahi estaba el mulato, que supe luego en realidad era colombiano, de ojos verdes con una sonrisa fantastica. Como un verdadero caballero me saludo, enseguida entablamos una conversacion y pronto nos encaminamos a un bar sabiendo que nadie en esa hermosa ciudad costera me reconoceria en falta. El bar elegido no era muy elegante pero en exceso discreto, por la hora del dia y la altura de la semana pocos parroquianos constituian sus clientes; entramos, sin que me dijera nada encaramos hacia las mesas del fondo. 

     

    Las mesas, redondas, estaban enmanteladas hasta el suelo y rodeados de cuatro sillas; sin que me lo indicaran me sente mirando hacia la puerta pero detras de la mesa, en tanto que el colombiano lo hizo a la par mia. El mozo vino, levanto nuestro pedido, en tanto nosotros hablabamos de las razones por la cuales estabamos en aquella ciudad; por supuesto no le crei su discurso empresarial. Cuando el mozo regreso nosotros ya manteniamos una animada conversacion, luego el hombre se fue y no volvio para nada. 

     

    Yo tenia cruzada mi pierna, en un momento como sin querer puso su mano sobre mi rodilla en tanto no dejaba de hablar. Continuabamos hablando y su mano no solo seguia ahi sino tambien que de a ratos hacia cortos movimientos como si me masajeara pero con suavidad. El ultimo boton de mi solera estaba desprendido, cuando la mano del colombiano comenzo, muy decidido, a subir el vestido porn se iba corriendo hacia arriba en tanto el no dejaba de hablarme. 

     

    Me sentia incomoda, es verdad, y aun asi no hacia nada por evitar que esa mano llegara hasta mi ingles que fue cuando solte un suspiro mojandome ahi mismo cosa que el mulato colombiano descubrio enseguida. Si alguien nos hubiera prestado atencion no podria haber notado nada raro, pues el hablaba y yo sonreia en tanto soltaba algunos suspiros. Su mano se acomodo mejor entre mis piernas y ahi mismo comenzo a tocar mi clitoris por encima de mis calzones. La solera molestaba su accion, se detuvo en seco, decidido comenzo a desprenderme uno a uno los botones de abajo hacia arriba; me sorprendi ayudandolo hasta llegar a mi ombligo. 

     

    Me excitaba a mas no poder, exhibiendome de esa manera como nunca lo habia hecho en mi vida. Acerco un poco su silla, sus dedos una vez mas fueron a hundirse entre mis piernas y otra vez comenzo con ese toqueteo certero que iba despertando en mi un deseo postergado. Sin que me lo indicara me sente en el borde mismo de la silla reclinandome sobre el espaldar, apenas toco mi pierna supe que queria que una de ellas la cruzara sobre la suya quedando con las mias bien separadas, ofreciendo mi sexo mojado tapado por unos ya incomoda tanga negra…

     

    Me tenia a su merced, hacia de mi lo que queria pero le faltaba el ultimo envion para mi orgasmo, se dio cuenta de ello y dio un par de manotazos con clara intension de obligarme a sacarme mi ropa interior ahi mismo cosa que ni por asomo queria hacer. Pero bueno…era un hombre de recurso pues de su mano libre aparecio una corta pluma, el filo de la navaja rozando mi piel y su movimiento para cortar el elastico de la tanga, me llevo al borde del orgasmo. Pero no parecio conforme con ese corte pues con la ayuda de su mano corto el otro elastico y asi perdi, por primera vez en mi vida, uno de mis calzones. 

     

    De la cintura para abajo desnuda, a la vista de cualquiera que tan solo se hubiera acercado a la mesa en tanto el, con sus habiles dedos en mi intimidad, me acercaba mas y mas a ese deseado final; para ello me apoye mejor, con mis manos, en el borde de la silla levantando mi cintura hacia el colombiano que no dejaba de hablarme, como si tal cosa, en tanto me hacia una de esas pajas que cualquiera recordaria como memorables. De haber estado en otro lado lo hubiera dejado que me hiciera terminar pero no aguantaba mas, entonces mis dedos se hicieron cargo de la situacion en tanto el me acariciaba la mis mejillas o bien, simuladamente, metia sus dedos en mi boca. 

     

    Fue una acaba como las de nunca, como consuelo estregaba entre si mis rodillas, suspiraba en silencio, apretaba mis dientes y aun asi un hilito de mi voz se me escapaba; apenas si espero que me recuperara para llevarme a un hotel y asi someterme a su voluntad. 

     

    Ni siquiera me dio tiempo a devestirme, me tumbo en la cama boca arriba en el borde de la cama. Se arrodillo en el suelo, con cada uno de su brazos rodeo cada una de mis piernas y asi hundio su cara en mi ya mojadisima sexualidad, su lengua volvia a hacerme el mismo jueguito que con sus dedos. Yo sacudia mi cabeza como si estuviera posesa en tanto mis manos se aferraban a su nuca. Fue un alivio indescriptible cuando metio sus dedos en mi vagina y el ano, entraban y salian de mi liberando toda la frustrada pasion postergada en aquellos dias; un momento despues estaba hubicado entre mis piernas desnudo, pues de alguna manera se las habia arreglado para deshacerse de su ropa en tanto su boca con su lengua estaban donde estaban y sus dedos donde ya dije. 

     

    Me tomo de los tobillos, abrio mis piernas en “V”, sin soltarme y de un envion me penetro. No pude evitar gritar de placer, para colmo el colombiano se movia con su cintura, entraba y salia con su sexo a un ritmo que pronto comence a sentir la inminencia de un nuevo orgasmo. Quise desprenderme los botones de mi vestido pero no quiso, segun dijo lo excitaba mas aun de esa forma, pues lo unico que no llevaba era mi tanga que habia quedado caida a un costado de la silla cuando nos fuimos, a todo vapor, de aquel bar para llegar a ese intimo lugar. 

     

    El ruido de mis fluidos durante cada embestida suya me volvian mas y mas loca y ni hablar cuando sus huevos se estrellaban en mis nalgas. Abri los brazos en cruz, aferre un puñado de cubrecama con cada mano y como si fuera dar el mas brutal de los gritos me acabe toda arqueando mi espina dorsal hacia arriba como nunca lo habia hecho; un momento despues el lo hizo dentro mio, cosa que no hubiera querido, pero no tenia aliento para impedirselo. 

     

    Casi de inmediato se acomodo a la par mia, siempre cuidando que no me quitara el vestido ni las sandalias hizo que desnudara mis tetas para chupar mis duros pezones alternando en uno y otro. No falto mucho que sintiera un brutal deseo de gozar ese momento, hundi una de mis manos entre mis piernas y pronto estuve haciendome otra paja en tanto el mulato de ojos claros chupaba mis tetas, acariciaba mis nalgas o piernas; volvi a tener otro orgasmo. 

     

    Nos quedamos quietos, asi, en silencio acostados de costado mirandonos uno al otro; su mano no dejaba de recorrer mis nalgas, la raya o de vez en cuando hundir apenas uno de sus dedos en mi culo. Se lo tenia merecido, se lo iba a entregar aun cuando me partiera en dos, cosa que casi hizo. 

     

    Hizo que me pusiera en cuatro, se arrodillo detras de mi, si agacharse escupio mi dilatado esfinter. Apenas apoyo su glande afloje mis brazos clavando asi la cabeza en el colchon, entro despacio, se tomo su tiempo luego comenzo a moverse dentro mio aumentando la intensidad de su copula de manera gradual. Me tenia aferrada de la cintura, de hecho me imponia sus ritmos, cada tanto yo volvia a tocarme mi clitoris para gozar ese delicioso polvo anal. De pronto se salio, se paro al pie de la cama obligandome a correrme hasta el borde; cuando me tuvo a gusto empezo a acariciarme entre mis piernas y a besarme mis nalgas, susurrandome cosas que no lograba entender. Primero me metio un dedo en el culo, luego dos, casi al instante tres y lance un grito terrible cuando los nudillos pasaron por mi esfinter para perder dentro de mi recto su mano. Crei que iba a morirme ahi mismo, el dolor era terrible, le rogaba en nombre de lo mas sagrado que la sacara pero hacia caso omiso a mis palabras llenas de lagrimas y llanto. 

     

    Por uno de los espejos vi su muñeca derecha atrapada entre mis nalgas, resultaba mas impresionante aun ver como su brazo se iba perdiendo en mi culo en tanto yo no dejaba de rogar ni llorar. Me abrace a una de las almohadas como si fuera mi propia madre, la mordia, pedia por dios y todos los santos que me soltara, que me estaba matando pero el como si nada, trataba de consolarme diciendome cosas que no me importaban; sentia su mano ir y venir en tanto con la otra mano acariciaba mi espalda por debajo del vestido repitiendome una y otra vez que me relajara y gozara del dolor. 

     

    Me tumbe de costado, el movimiento de su brazo seguia siendo el mismo, desde su muñeca hasta cerca del codo entrando y saliendo, sentia que el dolor me ahogaba, me hacia faltar el aire, un frio sudor recorria mi cuerpo, mi rostro mezclandose con mis lagrimas. No deje de llorar en ningun momento, ni de pedir, ni rogar, ni insultar, ni de dar bufidos pero igual aquella mano, cuya habilidad tanto habia admirado, seguia moviendose una y otra vez en mi reventado culo. 

     

    Al rato mi cuerpo se relajo, mi culo y el recto se adaptaron a aquel monstruoso intruso aunque no por ello el dolor desaparecio del todo. Me obligo, a pesar de mis negativas, a masturbarme y si lo hice fue bajo la promesa que sacaria su mano cuando tuviera mi orgasmo; y cumplio, la saco despacio apenas acabe, fue entonces cuando me cague. 

     

    Sentia mi propia mierda fluir sin poder impedirlo, llegue incluso a poner una de mis manos a modo de tapon pero era inutil, mierda y mas mierda fluia sin control enchastrando la cama, mis nalgas, mis piernas, el vestido. Como pude, pues no podia caminar, ya que no solo me temblaban las piernas sino que sentia los huesos de las caderas descoyuntadas como luego de un trabajoso parto, llegue al baño pero nada podia hacerse ya. Me sente en el bidet para lavarme y el chorro frio y duro me provoco otro dolor semejante al padecido, mientras intentaba lavarme sintiendo un inmundo asco por el olor a mierda reinante en la atmosfera descubri que donde debia haber un esfinter solo habia un agujero de proporciones. 

     

    Ya no solo adolorida sino tambien aterrada me mire en el espejo, al ver tremendo agujero quede espantada, era como otra boca entre mis nalgas pronunciando una “o” muda. Y el dolor, terrible y angustiante dolor que no cejaba. No me animaba a salir del baño aun cuando el mulato colombiano me hablaba con cierta ternura del otro lado de la puerta, la vergüenza como el dolor era mayuscula porque si bien mas de una vez me habian probado el culo nunca jamas me habia cagado, claro que tampoco nadie me habia metido medio brazo tampoco…

     

    Cuando pude reponerme sali a la habitacion, el espectaculo era peor de lo que me imaginaba, una mancha inmunda en la cama, mierda hasta en las almohadas…un asco terrible, sin despedirme tome mi cartera y me fui del lugar, hui desesperada sin saber que pasaria con mi culo, si me quedaria asi para siempre, abierto de una manera descomunal y para colmo, cada uno o dos pasos que daba, no dejaba de soltarme pedos con lo cual aumentaba mas mi humillacion. Me daba la imprension que todos se fijaban en mi, y debio ser asi por la forma en que caminaba pues me habian roto, bien hecho mierda, mi culo sin contar la inevitable sensacion incrustada en mi nariz de un nauseabundo olor a mierda obstinado a perseguirme. 

     

    Cuando llegue al hotel mi suegra me pregunto que me pasaba, invente una historia de un robo que habia visto y que por eso estaba muy impresionada. No podia sentarme de hecho, como pude fui y me cambie arrojando mi amada solera a la basura. Volvi a mirarme el culo y seguia igual, abierto de una manera impresionante; no sabia que hacer ni a quien recurrir. ¿Que le diria a mi marido? O peor aun: ¿como?. 

     

    Cuando regresaron mi esposo y mis hijos yo aun tenia sintomas de fiebre, no les llamo la atencion que me sentara haciendome la pendeja sobre una de mis piernas en donde hacia un hueco para apoyar mi culo monstruosamente destrozado. Por suerte mi amado marido seguia en su posicion de continuar paseando aquellos dias sin sexo, nadie podra imaginar la felicidad de mi rostro cuando descubri, al otro dia, que aquel agujero terrible habia sido tapado por un dilatado esfinter aunque el dolor me acompañara unos dias mas. 

     

    Con los dias todo volvio a la normalidad, no volvi a ver al colombiano de ojos verdes, regresamos a casa y volvimos a nuestras vidas de siempre aunque me he vuelto un tanto renuente a la hora de entregar mi culo para el goce ajeno.- 


    votre commentaire
  • Esto me ocurrió hace ya varios primaveras, cuando yo era escasamente un adolescente ya empezaba despertar para disfrutar de las delicias del sexo.

    Vivía en una pequeña ciudad del interior de mi país , Argentina, de señorita, nos mudamos y debí ir a estar con mis tíos, encima estaba con uno primo y una prima me mude a conducirse con ellos para poder estudiar, en la ciudad.

    Muchas veces los fines de semana me iba a mi casa paterna menos cuando tenía que dar exámenes por que me preparaba con otros chicos de la ciudad si que me quedaba todo el tiempo

    Un domingo, de esos que me había quedado, durmiendo sin enterarme que todos en casa se habían insigne temprano para ir a el mercado, así que cuando desperté y no escuché ningún ruido, sencillamente empecé a recorrer toda la casa y a entrar en cada cuarto para entender si estaba solo o no, cuando entré al cuarto de mi prima, me di cuenta que no estaba solo, por pura casualidad, mi prima y yo nos quedamos en casa pude ver que mi prima dormía aun y al acercarme pude notar, su cuerpo casi desnudo, una fina tanga cubría su parte intima, y de su sostén salía una de sus tetas . Se había quedado al descubierto, yo con dieciséis primaveras, al observar esa estampa en vivo, aquella teta al ambiente, de inmediato se produjo una establecimiento, mi pene estaba como un sable avispado para hacer, debo afirmar que mi prima era decano que yo y poseedora de un cuerpo de espectáculo ,que tiene una cara preciosa.

    yo estaba ahí de pie, como un tonto mirando todo ese monumento, excitadísimo de verla así dormida, de pronto se movió y que empezaba a despertar, de modo quise salir de su cuarto antiguamente de que me viera, pero no lo logré, porque para mi sorpresa, mi prima me llamó para que me sentara adyacente a ella, mientras se desperezaba, me relojeo de hacia lo alto debajo yo estaba vestido solamente con un pequeño slip como solía descansar, así que al acercarme ella pudo notar el bulto que tenia atrapado pidiendo privilegio. Tan pronto me senté a su costado, creo que estaba un poco acalorada, sonriendo se incorporó para darme un beso, me deje soportar, sin oponerme a su acoso, al contrario, de inmediato mi mano derecha empecé a pasarla por su habitante, acariciar su mechones, mientras con la izquierda empecé a acariciar su pierna derecha, luego fui subiendo mi mano izquierda y entonces llegué a esa tetita al canción, cuyo pezón ambiguo ya se había puesto duro, tímidamente delante su complacencia empecé a masajearla, primero con mis dedos, luego arrime mi boca y lamí de a poco, y chupe, al tiempo que ella empezaba a tocar mi minga sobre el slip. Todo se corto abruptamente, cuando en lo mejor estábamos en esas cuando escuchamos que llegó a casa, era el resto de la grupo, que regresaban alli nos enteramos que de hacer el mercado Sali corriendo para ,mi cuarto, con el sabor de suceder aunque menos no sea deber tenido ese breve roce con Julia me quedaba la duda si algun día la encontarria nuevamente predispuesta aa lograr a tener algún roce con migo.

    Los días pasaron solo la miraba y mi habitante estaba a mil, unas dos o tres veces me masturbe pensando en tener sexo con ella

    Una tarde casi oscuridad a posteriori de varias semanas, a la envés del colegio y cuando mi prima regresó de su trabajo, llego y a la hora se da un corte de energía, cuando esto sucedió, casi todos en la clan nos encontrábamos en la sala, en plena oscuridad, sombra de verano mucho calor así que algunos fueron saliendo de la casa a charlar en el carmen, para disfrutar de la brisa refrescante para aquel caluroso día, así uno a uno, mis tíos y mi primo se ubicaron en el parque e iniciaron una animada conversación, los únicos que quedamos en la sala fuimos mi prima y yo, que estaba sentado a su costado, de pronto mis manos rozaron las suyas y sin asegurar una palabra, nos acercamos y mi boca y la suya se fundieron en un profundo beso, mis manos no se quedaban quietas, iban de su espalda a sus tetas, abrían los chico de su blusa, bajaban hasta su vagina y la acariciaban a través del jean que tenía puesto, las manos de ella incluso estaban muy activas, acariciando mi polla que nuevamente estaba a punto de reventar, de modo que ella bajó la cremallera de mi pantalón y sacó mi picha, por primera vez una mujer tomaba mi carajo con su mano y la masajeaba y acariciaba mis testículos, de pronto noté que mi hermana me besaba y de pronto se inclinó sobre mi regazo, yo no podía ver pero si imaginaba sus intenciones, en ese instante sentí como su labios besaban mi polla y luego pude notar como mi cipote se humedecía a medida que ella me la lamía desde mis huevos hasta la hinchada y palpitante individuo, a posteriori sentí como mi tranca se llenaba de un calor húmedo y que poco como una piel muy suave la envolvía, era mi prima que con su boca abierta se estaba tragando toda mi empinamiento, al principio lentamente subía y bajaba su persona a medida que mi pene entraba y salía de lo mas profundo de su suave boca, posteriormente de unos instantes, ella se detuvo y se incorporó porque esa posición le había cansado.

    Para evitar que siguiera cansándose, yo me saliente y me pare acoplado enfrente de ella con mi polla apuntándole directo a la cara, sin bloqueo ella no podía verla conveniente a la oscuridad reinante, así que primero la ubico con sus manos y una vez la tomo con su mano derecha, empezó a masturbarme mientras con la mano izquierda acariciaba mis bolas. De pronto de nuevo note ese calorcito húmedo y la misma sensación de terciopelo rodeando mi picha, sí, mi prima me la estaba mamando de nuevo y así mientras succionaba la individuo y la acariciaba con la puntita de su argot, con sus manos me masturbaba y seguía acariciando mis pelotas, de nuevo se introducía mi polla en su boca, sus movimientos se hicieron cada vez más fuertes a medida que sentía que su deliciosa boca y sus manos, con ese trabajo de chupar, meter, sacar, masajear iban teniendo intención en mi, hasta que ya no pude más y le eche un chorro de mi caucho directo en la boca, a posteriori me dijo que no la soltó porque se hubiera manchado el sofá en el que nos encontrábamos y que luego seria muy difícil de explicar la razón por la que el sillón protegido de papá se encontraba mojado, que por eso recibió toda mi descarga en su boca y la tragó, el hecho fue que luego de eso, se esmero por que mi pene quedara muy limpia pues se dedico a lamerla durante algunos segundos.

    Esa fue la primera ocasión en que sentí las delicias del sexo con una mujer, mi prima fue mi primera mujer y fue la primera que me mamo mi instrumento y la primera que se tomó todo mi semen, creo que esa es la razón por la que me gusta el sexo hablado y amo a las mujeres que saben mamar mi pija y mas a las que me deja que les de mi calostro en su boca, cara o tetas.

    Cuando le pregunte a mi prima que donde había aprendido a mamar así y me contesto que lo había manido en las pornos que cada vez que podía veía con algunas de sus compañeras de trabajo, pero que ella era fanática de ver películas pornos.

    De modo que si, era una maestra, i me daba satisfacción , por que sabía aplicarse en todo lo que se requiere, a ser una experta mamadora de penes, y hacer de las delicias cuando te la chupa.- 

    Vía: Videos incesto

     


    votre commentaire
  • Siempre viene al negocio de mi padre un medico aproximadamente de las 15,00 horas, me solicita si le puedo hacer un emparedado para llevárselo a su clínica y servírselo con un buen café me dice, normalmente le hago uno de jamón con quesillo o arrollado huaso con tomate. Hoy traje de la Vega central tres emparedados de carne mechada y como me quedaba uno se lo pasé, transcurrido unas dos horas viene de nuevo y me pregunta si tengo otro emperezado igual, le contesto que me los comí, pero mañana le traeré uno …., que sean dos me dice… una pregunta ¿Cuántos años tienes?..., 17 primaveras contesto…me mira y mueve la cabecera.

    Un día me pregunta si estudio le digo que si en el Academia, además ayudo a trabajar a mi padre por las tardes…, o sea me dice, estas ocupado en las mañana, digo ahora no digo estoy en reposo. ¡Ah! Que bien, ¿quieres ayudarme con mis pacientes y salir con ganancias?, digo que bueno y él me dice vamos a mi consulta. Esta estaba en el edificio de mas adelante entramos y él me cuenta sus problemas como medico con algunas de sus pacientes, estas mujeres están trastornadas y retorcidas por sus deseos carnales que sus maridos por uno u otro motivo no pueden solucionarles y estas enfermas en aguda crisis escabrosas de honesto y afecto cerca de sus parejas a quienes aman, pero no solucionan sus arranques impetuosos, ardientes y violentos quedando ellas en estas crisis. Él como medico debe encontrar la solución de este aprieto y solucionarlo según sus mujeres pacientes.

    Aquí te necesito, me dice, me ayudaras a que estas mujeres salgan de sus trastornos con la ayuda tuya y yo seré el intermediario, ganando uno y otro.

    De acuerdo me dice, momento digo explíqueme como voy a ser su ayudante…., je…je… ríe, aun no entiendes ellas serán tus hembras, tus amantes hembras. Las enajenaré de tal manera que encuentren como única solución aparearse contigo en un extensión seguro y anexo aquí en mi sección auxiliar, en donde tú hartaras sus excitaciones y tú te deleitaras de sus privilegios al tiempo que ellas calman sus pasiones carnales y vuelven a su cordura.

    Bueno digo, para mí un placer, pero soy inexplorado y no sé como deleitarme con ellas, eso lo soluciono llamo a una amiga que me ayuda con los hombres y ella te dejará completamente al día.

    Llega una morena, de no mas de 20 primaveras o por ahí, de un físico extraordinario y me dice ¿a ti debo entrenarte? Bien audición y recuerda todo… comenzamos… a las mujeres no nos gusta que los hombres nos desnuden por que eso nos excita, por lo que tú deberás sacar sus ropas con disimulo y erotismo…, así…. Me enseña como debo mimarlas, estimularlas, impulsarlas al placer de entregarse a un hombre…, luego excitadas debo aprovecharme de ellas y recostarla donde sea, en la cama, en la alfombrilla, en un sofá, etc. Y todo me lo va mostrando con ejercicios que realizo a su cuerpo…, luego tomas sus senos punto débil de las mujeres al igual que sus entrepiernas, en donde lucharan por no dejarte meter tus manos, una vez ahí, tus dedos deben trabajar sus vaginas así, mas válido, sigue así. Sigue que me estas excitando sigue, ella me coge entre sus brazos besándome y subiendo sobre ella devaluación mis pantalones, saca mi pene desarrollado, parado, excitado, gordinflas y crecido en su cuerpo y glande, hasta dolerme por su tensión, y lo lleva a su entre piernas girándome y quedando bajo de ella, se clava suavemente meneándose exquisitamente en mi cadera adentrando en su vagina, acariciando con sus carnes vaginales a mi duro y fiero pene, que es apretado y soltado varias veces en su camino al fondo de esa vagina cuando llega a su final quiere soltar sus fluidos que se han acumulados en mis testículos y ella me los apresa diciéndome no todavía no, debes consolarme, debes consolar a la mujer satisfaciéndola de sus carnales ansias de apareo, una vez que se haya saciado tu le eyectas tus fluidos inundándole su matriz, ella locamente se entregara a ti con sus orgasmos meneándose hasta casi desmontarte, y girándome nuevamente me deja hacia lo alto de ella diciéndome, ahora aparéate y riégame con tus fluidos los decesito para calmarme y disfrutar de un hombre semental. Antes sus palabras casi vacié hasta mi casta por los testículos desesperado eyaculando mis fluidos en ella. Mientras la mujer me abrazaba y besaba gimiéndome ahora ya eres un semental experimentado en las líderes del apasionado acto sexual de extraer los trastornos de las mujeres enloquecidas por los deseos maritales. Debes recordar las lecciones por que a mí nunca más me tendrás ensartada por tu maravilloso miembro. T e contaré que tienes un pene que hace tiempo que no me encontraba uno así en mis meneos eróticos con los hombres, cuídalo…

    Había sido mi primera hembra y ella lo sabía, por lo que me dijo ahora ya eres un semental tendrás que cuidarlo y aparéate con cautela, al hacerlo encanta, seduce, maravilla y deleita a las mujeres en copula contigo. No seas un varonil brusco y bestia, eres un encanto ocúpalo en el placer del deleite con la mujer.

    Salio y entra el doctor diciéndome consejo aprendida, ella es mi máxima experiencia con los machos y los deja irreflexivo, igual tú debes dejar locas a las mujeres.

    No pasan dos días y me cita mi amigo el medico diciéndome no me falles hoy a las diez en mi anexo, miro la hora y faltaba media hora, fui a casa cambie mi ropa y fui a su concurrencia.

    Me sonrió cuando entré y me pasa una información, ya sabes me dice en dos minutos ella estará allá, es la del sillón. En un sillón estaba sentada una dama de unos 29, 30 abriles, se ve muy nerviosa agarra su falda que es corta, la plisa y la desliza, y vuelve a lo mismo, es piel clara, fanales castaño, cabello amplio anudado en una culo, los labios son chupados con nerviosismo, un par de bonitos y parados senos, delgada, piernas agradables a la examen, aunque un poco delgadas, en eso el medico la fogosidad y ella ingresa al estudio… mientras yo me deslizo y con la contraseña ingreso al sección vecino al tiempo que siento a don Luis el medico entra con la paciente por una puerta fronterizo a su consulta, diciéndole este paso que vas a dar es importante para ti y tu sistema mental, ahora sabes que cuentas con la autorización de tu marido al tratamiento y este tratamiento te va a encantar, a deleitar y te saciara todas tus tensiones carnales que intranquilizan tu mente… por lo tanto relájate y te presento a Leo quien desarrollará el tratamiento. Leo me dice ella es Katia. 

     

    Sale el medico y digo a Katia quien estaba muy nerviosa estrujando su cartera en sus manos, relájate y recuéstate en la cama si deseas… prefiero estar de pié me dice dejando su cartera sobre una mesita de velador…. En eso suena su celular y sacándolo de su cartera lo atiende…, es su marido y ella contesta si estoy en la consulta y voy a comenzar mi tratamiento… no… no tengo idea, después te exposición… bueno te llamaré y corta la llamada dejando a este sobre la mesa al banda de su cartera…, mas relajada me sonríe… disculpándose… era mi marido, el sufrió un suerte y hace seis meses que esta en cama inmovilizado con yeso desde su cuello hasta sus piernas…, eso me tiene así trastornada…, antes éramos una eficaz pareja como que tenemos dos hijos en estos cinco primaveras de casada uno de 5 y el pequeño de 2, luego el siniestro queríamos el tercero y que fuera mujercita, pero … estoy loca, me dice… 

     

    No le digo estas perturbada, aturdida y lo peor es que estas muy excitada por que deseas esa tercera hija, yo te ayudaré a calmar esos ímpetus excitados, a calmar tu mente consolándote de tus ansiedades y desazones para que te normalices carnalmente tomándola de sus caderas cruzo mis brazos por su cintura. Que haces dice…, pero no se retira…, beso por debajo de su oreja…, déjame tengo marido dice…, él está imposibilitado de ayudarte, yo si puedo susurro…, metiendo mi mano por bajo su chaleco, no lleva ausencia mas que los sujetadores debajo de este y subo estas hasta sus senos sacándolos de su prisión… Gime al ser manoseados sus senos… por honra gime llevo casi dos años sin que un hombre me acaricie mis tetas…, no las apretujes tan resistente, mi marido, debo cuidarme para mi marido…, tu marido no puede servirte de desahogo yo sí, tranquilicémoslos juntos tu y yo, sacándole su chaleco y su sujetador la dejo desnuda de su cintura para arriba, mis labios se pegan a su pezones succionándolos, con cuidado dice mi hijo aun mama y los ocupa, siseando de arrebatadas pasiones que la hacen estremecerse de emoción, ¡oh!, gime me estas excitando ¡ah!, corro su pestillo de la falda y esta cae al suelo bajo sus calzones al tiempo que me desnudo de mis ropas desde la cintura para debajo, no solloza mi marido ¡ah!, ¡oh!..., luego pesquisa mi boca y me besa con desesperación, la cojo entre mis brazos y la recuesto en la cama, conmigo entre sus piernas, siente mi pene punzante en su baúl lo coge entre sus manos y me dice es inmenso, el de mi marido es más chico, me partirás…, ¡oh! y es más grande me desgarraras mis caderas, …Mm. ..., enseñanza mi pene cerca de su vagina y se lo introduce en ella grita cuando comienza a entrar, ahg mas de dos abriles sin tener mi vagina destrozándose con el ingreso de este monstruo en ella… esto ya lo había visto en pornver.com ¡ah, oh, ahg…, cada penetrada es seguida de gemidos y lamentos de su parte, no sé si de deseos o de dolor, pero logro esconder todo mi pene en su caverna apasionada y deseosa de ser dilatada y extendida por un miembro masculino, comienza un balanceo y oscilación que debo agarrarme fuertemente de sus caderas para no se desmontado de sus caderas mientras manoseo sus senos y cuerpo al tiempo que beso su cuello y boca… encantada me transporta por sus eróticos placeres hipnotizada por el apareo que están dándole a su cuerpo, la escucho decir… esto lo deseaba hace tiempo, esto lo necesitaba… soy caliente… esto me enloquece…, por fin un hombre…, ¡ah! Espérame no me dejes caliente… quiero mis orgasmos… ¡ah, ah, más, ah!... Soy tu mujer, dame tus atributos calientes…, dame tu nata… ¡AH!, mis orgasmos… ¡oh!… ¡OH…oh…ahg!… tuya soy tuya…, sentía como su puro mojaban mi pene y escurrían mojándome mis testículos, esto me sobre excito y caso en su cavidad mis chorros de semen y fluidos almacenados en mis testículos inundándole con mis espermas tibias su matriz entre gritos descontrolados de Katia que se arqueaba excitada al sentirse regada por mi pene. Instantes después silencio y tranquilidad, sigo manoseándole su cuerpo ella ronroneaba como una gata en celo, mi adolescencia me lleva a que mi pene nuevamente se prepare a penetrarla y cuando mi pene nuevamente esta entrando en esa vagina suena nuevamente el celular, ella como puede lo alcanza y me dice mi marido para, detente…, luego atiende siii…, si sigo en terapia… yo en eso la penetro hasta el fondo y ella desesperada se muerde la mano para no gemir excitada con la penetración, y entre un suspiro contenido le dice Mm. …, luego te llamo…, tira el teléfono a la mesa y me dice muchacho majareta casi bramido de fruición y comienza un agitación de caderas enloquecedor hasta conservarse a sus nuevos orgasmos, recibiendo en su matriz nuevamente mis chorros de semen. 

     

    Tranquila coge el teléfono fogosidad a su marido y le dice terminé mi terapia agotadora mira como respiro, pero muy relajante y en verdad vale la pena, tengo que retornar mañana por que me cansé y no hice toda las maniobras, continuaremos mañana. Al colgar me dice mañana repetimos ¿verdad?, mirándome con unos fanales juguetones y colocándome uno de sus pezones en mi boca, dice mámamelos como me los chupa mi bebé por que tú eres incluso mi nene, mi adorado gurí, mi encantador chico mi nuevo marido. 

     

    Mañana vuelvo me dice, dile al medico que llame a mi marido y me cite, para mañana y para la próxima semana por vendré todas las semanas por mi ración de semen como terapia. 

     

    Te contaré que el doctor se llenará de mis amigas que desean este mismo tratamiento y tu se los darás, pero yo primero, posteriormente ellas. 

     

    Semanalmente por tres meses Katia viene a sus sesiones de tratamiento y no mintió, trajo una amiga de de 38 primaveras que tiene a su marido trabajando en barcos pesqueros desde hace un año, Paula viene incluso semanalmente asus sesiones de relajación, pero lo exposición luego… continuará je…je. 

    Vía: Pornogratis


    votre commentaire
  • Siempre viene al negocio de mi padre un medico aproximadamente de las 15,00 horas, me solicita si le puedo hacer un emparedado para llevárselo a su clínica y servírselo con un buen café me dice, normalmente le hago uno de muslo con quesillo o arrollado huaso con tomate. Hoy traje de la Vega central tres emparedados de carne mechada y como me quedaba uno se lo pasé, transcurrido unas dos horas viene de nuevo y me pregunta si tengo otro emperezado igual, le contesto que me los comí, pero mañana le traeré uno …., que sean dos me dice… una pregunta ¿Cuántos abriles tienes?..., 17 primaveras contesto…me mira y mueve la vanguardia.

    Un día me pregunta si estudio le digo que si en el Instituto, todavía ayudo a trabajar a mi padre por las tardes…, o sea me dice, estas ocupado en las mañana, digo ahora no digo estoy en recreo. ¡Ah! Que perfectamente, ¿quieres ayudarme con mis pacientes y salir con ganancias?, digo que bueno y él me dice vamos a mi consulta. Esta estaba en el edificio de mas delante entramos y él me cuenta sus problemas como medico con algunas de sus pacientes, estas mujeres están trastornadas y retorcidas por sus deseos carnales que sus maridos por uno u otro motivo no pueden solucionarles y estas enfermas en aguda crisis escabrosas de pudoroso y afecto en torno a sus parejas a quienes aman, pero no solucionan sus arranques impetuosos, ardientes y violentos quedando ellas en estas crisis. Él como medico debe encontrar la opción de este aprieto y solucionarlo según sus mujeres pacientes.

    Aquí te necesito, me dice, me ayudaras a que estas mujeres salgan de sus trastornos con la ayuda tuya y yo seré el intermediario, ganando entreambos.

    De acuerdo me dice, momento digo explíqueme como voy a ser su ayudante…., je…je… ríe, aun no entiendes ellas serán tus hembras, tus amantes hembras. Las enajenaré de tal forma que encuentren como única decisión aparearse contigo en un emplazamiento seguro y anexo aquí en mi unidad auxiliar, en donde tú hartaras sus excitaciones y tú te deleitaras de sus privilegios al tiempo que ellas calman sus pasiones carnales y vuelven a su cordura.

    Bueno digo, para mí un placer, pero soy doncella y no sé como deleitarme con ellas, eso lo soluciono llamo a una amiga que me ayuda con los hombres y ella te dejará completamente al día.

    Llega una morena, de no mas de 20 primaveras o por ahí, de un físico extraordinario y me dice ¿a ti debo entrenarte? Adecuadamente audición y recuerda todo… comenzamos… a las mujeres no nos gusta que los hombres nos desnuden por que eso nos excita, por lo que tú deberás sacar sus ropas con disimulo y erotismo…, así…. Me enseña como debo mimarlas, estimularlas, impulsarlas al placer de entregarse a un hombre…, luego excitadas debo aprovecharme de ellas y recostarla donde sea, en la cama, en la estera, en un sofá, etc. Y todo me lo va mostrando con ejercicios que realizo a su cuerpo…, luego tomas sus senos punto débil de las mujeres al igual que sus entrepiernas, en donde lucharan por no dejarte meter tus manos, una vez ahí, tus dedos deben trabajar sus vaginas así, mas robusto, sigue así. Sigue que me estas excitando sigue, ella me coge entre sus brazos besándome y subiendo sobre ella disminución mis pantalones, talego mi pene desarrollado, parado, excitado, gordo y crecido en su cuerpo y bálano, hasta dolerme por su tensión, y lo lleva a su entre piernas girándome y quedando bajo de ella, se clava suavemente meneándose exquisitamente en mi cadera adentrando en su vagina, acariciando con sus carnes vaginales a mi duro y fiero pene, que es apretado y soltado varias veces en su camino al fondo de esa vagina cuando llega a su final quiere soltar sus fluidos que se han acumulados en mis testículos y ella me los apresa diciéndome no todavía no, debes consolarme, debes consolar a la mujer satisfaciéndola de sus carnales ansias de apareo, una vez que se haya saciado tu le eyectas tus fluidos inundándole su matriz, ella locamente se entregara a ti con sus orgasmos meneándose hasta casi desmontarte, y girándome nuevamente me deja hacia lo alto de ella diciéndome, ahora aparéate y riégame con tus fluidos los decesito para calmarme y disfrutar de un fuerte semental. Antaño sus palabras casi vacié hasta mi cepa por los testículos desesperado eyaculando mis fluidos en ella. Mientras la mujer porn free me abrazaba y besaba gimiéndome ahora ya eres un semental experimentado en las líderes del apasionado acto sexual de extraer los trastornos de las mujeres enloquecidas por los deseos maritales. Debes rememorar las lecciones por que a mí nunca más me tendrás ensartada por tu maravilloso miembro. T e contaré que tienes un pene que hace tiempo que no me encontraba uno así en mis meneos eróticos con los hombres, cuídalo…

    Había sido mi primera hembra y ella lo sabía, por lo que me dijo ahora ya eres un semental tendrás que cuidarlo y aparéate con cautela, al hacerlo encanta, seduce, maravilla y deleita a las mujeres en copula contigo. No seas un cebón inesperado y bestia, eres un encanto ocúpalo en el placer del deleite con la mujer.

    Salio y entra el doctor diciéndome consejo aprendida, ella es mi máxima experiencia con los machos y los deja imprudente, igual tú debes dejar locas a las mujeres.

    No pasan dos días y me cita mi amigo el medico diciéndome no me falles hoy a las diez en mi anexo, miro la hora y faltaba media hora, fui a casa cambie mi ropa y fui a su concurrencia.

    Me sonrió cuando entré y me pasa una contraseña, ya sabes me dice en dos minutos ella estará allá, es la del sillón. En un sillón estaba sentada una dama de unos 29, 30 abriles, se ve muy nerviosa agarra su falda que es corta, la plisa y la desliza, y vuelve a lo mismo, es piel clara, luceros castaño, madeja abundante anudado en una culo, los labios son chupados con nerviosismo, un par de bonitos y parados senos, flaca, piernas agradables a la examen, aunque un poco delgadas, en eso el medico la pasión y ella ingresa al estudio… mientras yo me deslizo y con la clave ingreso al sección vecino al tiempo que siento a don Luis el medico entra con la paciente por una puerta supletorio a su consulta, diciéndole este paso que vas a dar es importante para ti y tu sistema mental, ahora sabes que cuentas con la autorización de tu marido al tratamiento y este tratamiento te va a encantar, a deleitar y te saciara todas tus tensiones carnales que intranquilizan tu mente… por lo tanto relájate y te presento a Leo quien desarrollará el tratamiento. Leo me dice ella es Katia.  

     

    Sale el medico y digo a Katia quien estaba muy nerviosa estrujando su cartera en sus manos, relájate y recuéstate en la cama si deseas… prefiero estar de pié me dice dejando su cartera sobre una mesita de velador…. En eso suena su celular y sacándolo de su cartera lo atiende…, es su marido y ella contesta si estoy en la consulta y voy a comenzar mi tratamiento… no… no tengo idea, posteriormente te explicación… bueno te llamaré y corta la señal dejando a este sobre la mesa al flanco de su cartera…, mas relajada me sonríe… disculpándose… era mi marido, el sufrió un incidente y hace seis meses que esta en cama inmovilizado con yeso desde su cuello hasta sus piernas…, eso me tiene así trastornada…, ayer éramos una eficaz pareja como que tenemos dos hijos en estos cinco abriles de casada uno de 5 y el pequeño de 2, luego el desnivel queríamos el tercero y que fuera mujercita, pero … estoy loca, me dice…  

     

    No le digo estas perturbada, aturdida y lo peor es que estas muy excitada por que deseas esa tercera hija, yo te ayudaré a calmar esos ímpetus excitados, a calmar tu mente consolándote de tus ansiedades y desazones para que te normalices carnalmente tomándola de sus caderas cruzo mis brazos por su cintura. Que haces dice…, pero no se retira…, beso por debajo de su oreja…, le encanta el porno amateur déjame tengo marido dice…, él está imposibilitado de ayudarte, yo si puedo susurro…, metiendo mi mano por bajo su chaleco, no lleva ausencia mas que los sujetadores debajo de este y subo estas hasta sus senos sacándolos de su prisión… Gime al ser manoseados sus senos… por valimiento gime llevo casi dos abriles sin que un pilar me acaricie mis tetas…, no las apretujes tan válido, mi marido, debo cuidarme para mi marido…, tu marido no puede servirte de desahogo yo sí, tranquilicémoslos juntos tu y yo, sacándole su chaleco y su sujetador la dejo desnuda de su cintura para en lo alto, mis labios se pegan a su pezones succionándolos, con cuidado dice mi hijo aun mama y los ocupa, siseando de arrebatadas pasiones que la hacen estremecerse de emoción, ¡oh!, gime me estas excitando ¡ah!, corro su obstrucción de la falda y esta cae al suelo bajo sus calzones al tiempo que me desnudo de mis ropas desde la cintura para debajo, no solloza mi marido ¡ah!, ¡oh!..., luego exploración mi boca y me besa con desesperación, la cojo entre mis brazos y la recuesto en la cama, conmigo entre sus piernas, siente mi pene punzante en su baúl lo coge entre sus manos y me dice es inmenso, el de mi marido es más pequeño, me partirás…, ¡oh! y es más grosor me desgarraras mis caderas, …Mm. ..., pauta mi pene cerca de su vagina y se lo introduce en ella grita cuando comienza a entrar, ahg mas de dos primaveras sin tener mi vagina destrozándose con el ingreso de este monstruo en ella… ¡ah, oh, ahg…, cada penetrada es seguida de gemidos y lamentos de su parte, no sé si de deseos o de dolor, pero logro soterrar todo mi pene en su caverna apasionada y deseosa de ser dilatada y extendida por un miembro masculino, comienza un mecida y oscilación que debo agarrarme fuertemente de sus caderas para no se desmontado de sus caderas mientras manoseo sus senos y cuerpo al tiempo que beso su cuello y boca… encantada me transporta por sus eróticos placeres hipnotizada por el apareo que están dándole a su cuerpo, la escucho proponer… esto lo deseaba hace tiempo, esto lo necesitaba… soy caliente… esto me enloquece…, por fin un recio…, ¡ah! Espérame no me dejes caliente… quiero mis orgasmos… ¡ah, ah, más, ah!... Soy tu mujer, dame tus atributos calientes…, dame tu cuajada… ¡AH!, mis orgasmos… ¡oh!… ¡OH…oh…ahg!… tuya soy tuya…, sentía como su limpio mojaban mi pene y escurrían mojándome mis testículos, esto me sobre excito y evento en su cavidad mis chorros de semen y fluidos almacenados en mis testículos inundándole con mis espermas tibias su matriz entre gritos descontrolados de Katia que se arqueaba excitada al sentirse regada por mi pene. Instantes posteriormente silencio y tranquilidad, sigo manoseándole su cuerpo ella ronroneaba como una gata en celo, mi pubescencia me lleva a que mi pene nuevamente se prepare a penetrarla y cuando mi pene nuevamente esta entrando en esa vagina suena nuevamente el celular, ella como puede lo alcanza y me dice mi marido para, detente…, luego atiende siii…, si sigo en terapia… yo en eso la penetro hasta el fondo y ella desesperada se muerde la mano para no gemir excitada con la penetración, y entre un suspiro contenido le dice Mm. …, luego te llamo…, tira el teléfono a la mesa y me dice muchacho irreflexivo casi aullido de regodeo y comienza un agitación de caderas enloquecedor hasta ascender a sus nuevos orgasmos, recibiendo en su matriz nuevamente mis chorros de semen.  

     

    Tranquila coge el teléfono pira a su marido y le dice terminé mi terapia agotadora mira como respiro, pero muy relajante y en verdad vale la pena, tengo que retornar mañana por que me cansé y no hice toda las maniobras, continuaremos mañana. Al colgar me dice mañana repetimos ¿verdad?, mirándome con unos luceros juguetones y colocándome uno de sus pezones en mi boca, dice mámamelos como me los chupa mi bebé por que tú eres igualmente mi nene, mi adorado crío, mi encantador pequeño mi nuevo marido.  

     

    Mañana vuelvo me dice, dile al medico que llame a mi marido y me cite, para mañana y para la próxima semana por vendré todas las semanas por mi ración de semen como terapia.  

     

    Te contaré que el doctor se llenará de mis amigas que desean este mismo tratamiento y tu se los darás, pero yo primero, posteriormente ellas.  

     

    Semanalmente por tres meses Katia viene a sus sesiones de tratamiento y no mintió, trajo una amiga de de 38 primaveras que tiene a su marido trabajando en barcos pesqueros desde hace un año, Paula viene todavía semanalmente asus sesiones de laxitud, pero lo historia luego… continuará je…je. 

    Vía: Xvideos


    votre commentaire



    Suivre le flux RSS des articles
    Suivre le flux RSS des commentaires